NUEVA PROPUESTA DE AGRICULTURA ECOLÓGICA

El pasado 28 de junio  se llegó a un acuerdo entre el Parlamento Europeo y la Presidencia maltesa sobre la revisión de las normas vigentes en la U.E. sobre la Producción Ecológica y Etiquetado de Productos Ecológicos.

Los objetivos de las nuevas normas son:

  • Facilitar la vida de los agricultores orgánicos mediante la mejora de la claridad jurídica y permitir una mayor armonización y simplificación de las normas de producción

  • Aumentar la confianza de los consumidores mediante el fortalecimiento del sistema de control. En la nueva regulación se introducen controles sobre los minoristas y un enfoque basado en el riesgo, reduciendo así la carga administrativa para los operadores en general y SMES en particular.

  • Hacer más justa la competencia entre los productos y las importaciones. El sistema de cumplimiento se convertirá en la norma en cuanto al reconocimiento en los organismos de control privados en terceros países. Esto quiere decir que dichos organismos deberán cumplir con las normas de producción y control de la UE a la hora de decidir si un producto que se exporta al mercado europeo es ecológico o no.

  • Ampliar el alcance de las normas ecológicas para cubrir una lista más amplia de productos, como en los casos de la sal, corcho, cera de abejas, yerba mate, hojas de vid, corazones de palma, y reglas de producción adicionales, como en los casos de ciervos, conejos y aves de corral, entre otros.

  • Apoyar a los pequeños agricultores mediante la introducción de un nuevo sistema de certificación de grupos. De esta manera se facilita a los pequeños agricultores cambiar a la producción ecológica al reducirse los costes de inspección y certificación, junto con la carga administrativa que eso conlleva.

  • Proporcionar un enfoque más uniforme de los plaguicidas. Se mejora la seguridad jurídica gracias a la armonización en las medidas de precaución del nuevo Reglamento, a la vez que aumenta la flexibilidad en las medidas que se deben tomar en presencia de sustancias no autorizadas para tener en cuenta las diferentes situaciones de los diferentes estados miembros. Ésto quiere decir que los países que ya tienen las normas nacionales que establecen los umbrales para las sustancias no autorizadas serán capaces de mantenerlas. Cuatro años después de la entrada en vigor de las nuevas normas, la Comisión presentará un informe de evaluación de normas y prácticas nacionales en campo y una propuesta legislativa para armonizar las normas relativas a los umbrales de sustancias no autorizadas.

El acuerdo debe ser aprobado por el Comité Especial del Consejo de Agricultura (CEA). Una vez se haya realizado la aprobación formal por parte del Consejo, se presentará la nueva legislación al Parlamento Europeo para su votación en primera lectura y al Consejo para su aprobación final. La nueva regulación se aplicará desde el 1 de julio de 2020.