La desinformación, el enemigo a batir para la seguridad alimentaria

La Asociación de Fabricantes y Distribuidores, AECOC, ha denunciado la brecha existente entre la realidad de la seguridad alimentaria, con altos estándares de seguridad, y la percepción del consumidor. Transparencia, tecnología y responsabilidad, indican son las claves para luchar contra el problema.

La percepción de los ciudadanos sobre la industria alimentaria fue uno de los temas centrales en la inauguración del 17º Congreso AECOC de Seguridad Alimentaria y Calidad. La presidenta del Comité de Seguridad Alimentaria y Calidad de AECOC, Sagrario Pérez Castellanos, recordó los alarmantes datos del eurobarómetro que indican que el 51% de los españoles cree que los alimentos que consumen contienen sustancias dañinas. “Existe una clara brecha entre la realidad, que evidencia que nunca hemos tenido mayores estándares de seguridad, y la percepción ciudadana; la comunicación debe jugar un papel fundamental en los próximos años para cambiar esta imagen y ganarnos la confianza de los consumidores”, expuso Pérez-Castellanos.

La Presidenta del Comité de Seguridad Alimentaria y Calidad de AECOC también remarcó que “existe una responsabilidad compartida entre empresas, autoridades competentes y medios de comunicación” para emitir información veraz bajo tres principios: transparencia, tecnología y responsabilidad. “Si algún punto de esta cadena falla, el consumidor percibe que está siendo engañado, y eso afecta enormemente a la reputación del sector“, advirtió.
En este sentido, se hizo un llamamiento a la responsabilidad individual de las empresas. También se pidió “mensajes claros y tranquilizadores” ante posibles crisis de seguridad para evitar consecuencias indeseadas. “Si no hay un liderazgo comunicativo claro, la iniciativa la toman otros actores, y eso hace mella en la confianza del consumidor“.

También se señaló a la sostenibilidad ambiental, la productividad y la seguridad alimentaria como los tres ejes que condicionarán el futuro del sector agroalimentario. “Los consumidores nos piden que seamos más sostenibles y, a la vez, en unos años deberemos ser capaces de alimentar a una población de 10.000 millones de personas, y todo ello sin dar ni un solo paso atrás en seguridad“.

La representante de AECOC reconoció que, a pesar de que el Sistema de Seguridad Alimentaria europeo es “sólido y coherente“, eso no le convierte en inamovible, y asegura que “debe evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos“.